Música para estudiar

Usualmente es mejor estudiar en un entorno tranquilo y sin distracciones, sin embargo un ambiente silencioso puede terminar por causarle sueño a algunos estudiantes, o incluso distraerlos.

Aunque algunos estudios indican que estudiar con música no es recomendable, hacerlo puede ser una buena alternativa a un silencio que termina por ser soporífero. Dependiendo de la música que se elija, esta puede también proporcionar un ambiente tranquilo, además de elevar el estado de animo de quien la escucha, e incluso motivarlo a continuar.

Sin embargo, no toda la música es apta para ser escuchada mientras se estudia; la música con letras, por ejemplo, distrae, ya que perfectamente puede causar que el estudiante se aprenda la letra de la canción en lugar de la materia, al igual que la música muy energética o movida, que puede causar ganas de moverse y hacer otra cosa.

 

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de estudiar con música?

Hay que empezar por hacer una selección de música tranquila y armoniosa, de preferencia clásica (hay estudios que aseguran que la música de Mozart mejora el rendimiento mental, el llamado “Efecto Mozart”). Sí se prefiere una música más moderna, la llamada “ambiental” representa una buena opción, y tiene un efecto similar a la clásica. Otra opción son los “sonidos de la naturaleza”, tales como aves, el mar, ríos, etc, que no son exactamente música, pero relajan y hacen sentir al estudiante en otro ambiente.

Independientemente de la música que se elija, esta debe ser recopilada en una lista de reproducción que dure un máximo de dos horas, no solo para evitar tener que levantarse a elegir una canción nueva cada 4 minutos, sino que también el fin de la misma sirve como un recordatorio para tomar un descanso después de un largo periodo de estudio.

Sin embargo, no se debe gastar mucho tiempo en crear la lista de reproducción. Invertir horas en elegir las canciones favoritas para escuchar mientras se estudia le resta horas al propio estudio, lo cual es contraproducente. Existen en internet, principalmente en youtube, listas de reproducción hechas a las que solo debes darles “play”.

La música también debe estar a un nivel de volumen moderado, de preferencia bajo, ya que la idea no es escuchar música, sino que esta sirva de fondo para el proceso de estudio, y por lo tanto debe estar un segundo plano.

La forma de determinar si la lista de reproducción que se hizo está funcionando es sí, después de cierto tiempo, se deja de "oír" la música debido al estado de concentración en la materia al que se llega; de lo contrario, sí se le pone más atención a la música que a la materia, es hora de elegir una música distinta.

La música de la radio no es recomendable para estudiar, no solo porque suele tener letras y ser en ocasiones energética y variada, sino que también las interrupciones por anuncios, o el locutor hablando, crean distracciones.

También es recomendable escuchar música antes de dormir para relajarse, e incluso volver a escuchar la misma lista de reproducción antes del examen para recobrar el estado mental que se había logrado durante el estudio.